Hyundai Tucson N-Line: pequeñas dosis de deportividad

Hyundai lanza las versiones N-Line también para el Tucson, tras el i30 N-Line, llega ahora el toque deportivo a este SUV, que no consiste solamente en un retoque estético.

Así la suspensión de estas versiones son más rígidas, un 8% en la parte delantera y un 5% en la trasera, con respecto a la versión convencional, además presenta ligeros cambios en el comportamiento de la dirección para que resulte más directa.

Estéticamente el Tucson N-Line incluye nuevos paragolpes, una parrilla cromada, llantas de aleación de 19 pulgadas, carcasas de los retrovisores y alerón trasero en acabado negro brillante, faros LED oscurecidos o los tiradores de las puertas en color carrocería. En el interior, los asientos incorporan tapicería mixta cuero-alcántara con pespuntes rojos, que también se incluyen en el volante o los pedales deportivos.

El Hyundai Tucson N-Line se ofrece en versiones con tracción delantera o total, se ofrecen las motorizaciones híbridas leves 2.0 CRDi de 185cv y 1.6 T-GDI de 177cv; ambos motores incluyen una motorización eléctrica que apoya al motor convencional con una batería que se recarga por ejemplo durante las frenadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.